NUEVE OBRAS TRAS EL TELÓN: LA TEATRALIDAD EN EL CINE DE ANIMACIÓN.

El escenario siempre tendrá un halo de magia, un encanto especial que ha inspirado a artistas de todas las disciplinas, sobretodo a su hijo del siglo XX: el cine. Dentro de esta disciplina artística destaca el cine de animación, como defensor y representante de su venerable abuelo. La animación ha generando obras artísticas llenas de focos, color, música y el toque de magia necesario para eclipsar al espectador, mezclando la innovación técnica y narrativa junto con los viejos trucos de siempre. Y para demostrároslo, vamos a sacar de nuestra chistera diez magníficos ejemplos de la influencia del teatro dentro del cine de animación.

Aviso: Si queréis ver el tráiler de la película, o el cortometraje en cuestión en su versión íntegra, solo tenéis que hacer click en su respectiva imagen.

Le Grand Méchant Renard Et Autres Contes… («El Malvado Zorro Feroz» en España) es un largometraje de producción francesa dirigido en 2017 por Benjamin Renner y Patrick Imbert, los creadores de la tierna Ernest & Celestine. En esta nueva aventura nos presentan una granja aparentemente idílica, en la que encontramos unos animales bastante confundidos y agitados dentro de la tranquilidad del campo. Uno de los muchos aciertos de esta cinta es la estructura narrativa, dividida en tres actos «teatrales» en los cuales los animales (los actores de su propia vida) nos presentan en el escenario cada historia, incluso acabando el film saludando al público y cerrando el telón de esta divertida e inusual película.

En Screen Play (1992) nos encontramos un increíble ejemplo de cómo el teatro japonés (en este caso Kabuki) es una inagotable fuente de inspiración y reflexión. El premiado director de animación Stop-motion Barry Purves, nos presenta un delicado y dinámico cortometraje sobre la trágica historia de dos amantes, quienes luchan por su amor mientras el escenario no para de girar y cambiar frente a la cámara, dándonos la sensación de ser el público de un espectáculo en vivo. La genialidad del artista, la tierna y trágica historia de dos amantes y la evidente artesanía de la técnica audiovisual del Stop-motion consiguen crear un cortometraje capaz de sacarnos de la pantalla y lanzarnos a la mullida butaca del teatro.

Presto (2008) es un cortometraje de Pixar dirigido por Doug Sweetland, inspirado en la Royal Opera House en Londres, la Opera de París y el teatro Geary de San Francisco. En este caso nos encontramos a un distinguido mago y a su conejo blanco, quien no está dispuesto a trabajar sin comer consiguiendo las carcajadas del público a costa de la dignidad del mago; por suerte para él todo lo que pase en un escenario es un gran truco.

Merece la pena también destacar este curioso largometraje francés de 2012 dirigido por Patrice Leconte, en el que el teatro musical se mezcla con un humor muy negro. Le Magasin Des Suicides (La Tienda De Los Suicidas) está protagonizado por una tétrica familia que regenta una tienda con todo lo necesario para el suicida. El teatral y sonriente señor Tuvache nos mostrará mediante canciones y bailes las muchas y originales opciones que tienen sus clientes para pasar a mejor vida…

Fantastic Mr. Fox (2009) es un largometraje realizado en una vistosa y artesanal animación Stop-motion por el genial cineasta Wes Anderson. El director ha reconocido la influencia del teatro dentro de sus obras, con recursos como el carácter coral de sus repartos o sus característicos y larguísimos planos secuencia, en los que van entrando y saliendo personajes, convirtiéndose un reto tanto como para actores (en sus películas de acción real) como para los animadores de sus películas Stop-motion. Entre ellas destaca Fantastic Mr. Fox, en la que un carismático Zorro no es capaz de retirarse de sus correrías y acaba arrastrando a todo el campo en una gran batalla por la supervivencia.

La película de animación Peter Pan (1953) de la ominipresente Disney se ha convertido en un clásico del cine gracias al trabajo de artistas como Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, Hamilton Luske o Mary Blair; sin embargo sus orígenes no fueron en la gran pantalla, sino tras el telón. Peter Pan es un personaje creado por el escritor escocés James Matthew Barrie para una obra de teatro estrenada en Londres en 1904 llamada Peter Pan Y Wendy. En esta representación los espectadores se quedaron fascinados al ver la actriz que interpretaba a Peter volando por el escenario, aunque en la película de Disney no hay ningún cable que sujete a Peter y a su sombra, solo hizo falta un poco de polvo de hada.

En el largometraje 3D francés Un monstre À Pari (Un Monstruo En París) dirigido por Bibo Bergeron en 2011, reconocemos la influencia de El Fantasma De La Ópera, en el que una hermosa  cantante de teatro se fascina por un alto y extraño cantante enmascarado. Aunque en esta historia, su acompañante no es un hombre atormentado, sino un tierno monstruo al que le gusta cantar y bailar en los cabarets de París. 

El equipo de Calaveres Animació siente una gran admiración por el teatro, creemos que es un medio artístico enriquecedor, tanto para niños como para los que ya no somos tan niños pero que nos gusta percibir la magia del escenario. El resultado de este respeto por el teatro produjo uno de nuestros cortometrajes llamado Narcobot: Reciclarse O Dormir. Dirigido por nuestra amiga Ana Genís y realizado en 2018, trata de la tierna historia de un marionetista empecinado en sobrevivir en un mundo robótico que considera que su profesión y su bicicleta están anticuados.

Este proyecto es el resultado de muchos meses de arduo trabajo, y de la idea de hacer un símil entre la obsolescencia programada y la desaparición de las profesiones circenses y teatrales. Actualmente Narcobot se encuentra en distintos festivales internacionales, en los que nuestro protagonista intenta sobrevivir en un mundo que no le reconoce, al mismo tiempo que pone en valor la necesidad del teatro y su magia en nuestras vidas a veces demasiado frías, casi robóticas. Si queréis ver el tráiler, haced click en esta imagen:

Para dar final a este artículo no podemos olvidarnos de la genial What’s Opera Doc?. En este cortometraje Chuck Jones (en 1957 para la Warner Bros) consigue hacer una parodia de la clásica ópera de Richard Wagner, La Cabalgata De Las valquirias. Con un siglo de diferencia entre ambas obras, Chuck Jones mezcla a sus personajes (Elmer Gruñon y a Bugs Bunny) con la «gravedad» de la actuación y los pasos de ballet clasicos de la obra de Wagner siguiendo el ritmo de la épica música. El resultado es desternillante y con una calidad artística increíble de mano del fondista Maurice Noble, lo que le permitió ser el primer corto animado «culturalmente significativo» y preservado en National Film Registry para la Biblioteca del Congreso de EE.UU. De esta forma Chuck Jones consiguió meter a golpe de risa al cine de animación en el lugar que le corresponde dentro del a veces anticuado mundo cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *