EL LEGADO DE HORA DE AVENTURAS

Hace poco terminó la década de los 2010, y entramos ahora en los nuevos años 20, esperemos que “felices” como los del siglo pasado, e igual de esperanzadores e innovadores para el mundo del cine. Las modas vienen y van, pero lo que está claro que no va a desaparecer, aunque sí cambiar y evolucionar de algún modo insospechado, será la animación. Si algo nos enseñó la década que dejamos atrás es que la animación 2D, lejos de desaparecer o quedar obsoleta como se preveía hacía poco tiempo, sigue viva y con mucha fuerza. Ha sido una década muy próspera y creativa, al menos en lo que respecta a la animación estadounidense para televisión.

Siguiendo la estela de series de Cartoon Network de finales de los 2000 como «Chowder» o «Flapjack«, e inaugurando una nueva estética ahora conocida como CalArts, numerosas series de este estilo son emitidas actualmente en la parrilla televisiva con gran éxito de audiencia. Podemos citar ejemplos muy populares: «Steven Universe«, «Gumball«, «Gravity Falls«, «Star VS Las Fuerzas Del Mal«, «Historias Corrientes«, «Somos Osos«, «Clarence«… Pero si ha habido una serie que verdaderamente ha marcado tendencia en esta época, probablemente sea la que dio el pistoletazo de salida a esta tendencia: «Hora De Aventuras«. La serie creada por Pendleton Ward en 2010 (y que emitió su último episodio el 3 de Septiembre de 2018, tras 283 capítulos) marcó un antes y un después en la estética y el humor de las series infantiles y juveniles. Atrajo a cerca de 3 millones de espectadores de media por episodio y generó un fenómeno fan de público adolescente y adulto bastante inusual. ¿Pero de dónde procede esta serie, cuál es su origen?

Autocaricatura de Pendleton Ward junto a sus personajes.

Pendleton Ward, estudiante del Instituto de Arte de California (de donde proviene el término «CalArts”) creó casi en solitario un episodio piloto con Finn y Jake de protagonistas que se emitió en 2007 en Nicktoons Network (canal hermano de Nickelodeon). Los episodios piloto son un campo de pruebas que se suele utilizar en las cadenas de televisión estadounidenses para decidir si dar luz verde a nuevos proyectos produciendo una serie completa o rechazándola, en función de la audiencia. De esa forma muchos proyectos de Cartoon Network como «El Laboratorio De Dexter» o «Las Supernenas» acabaron siendo series muy exitosas, mientras que otros como «Korgoth Of Barbaria» no pasaron del episodio piloto. El de «Hora De Aventuras» tuvo éxito viral en Internet, y Frederator Studios propuso la idea de una serie completa, pero Nicktoons la rechazó en dos ocasiones.

Posteriormente probó suerte en Cartoon Network. Ward ya era en ese momento trabajador en CN, realizando guiones y storyboard precisamente para la serie que más influyó en el humor de «Hora De Aventuras«: «Flapjack«. La idea de Ward para su serie era combinar el humor subversivo de «Flapjack» con momentos bonitos inspirados en «Mi Vecino Totoro» de Miyazaki (su película favorita). Ward tenía buena reputación en CN, y el estudio se comprometió a producir la nueva serie con la condición de que Ward demostrara que el episodio no fue «un golpe de suerte» y que podía dar continuidad a esa idea tan novedosa y tan «indie». El storyboard que obró el milagro fue el del episodio de «El Enchiridion«. Ese fue el primer episodio que se produjo para la primera temporada, en Septiembre de 2008.

Aunque el anuncio de que Cartoon Network estaba produciendo la serie generó controversia y algunas opiniones negativas en un principio, la gente que realmente conocía la industria estaba emocionada por la noticia: los diseños de Pendleton Ward eran alocados y divertidos, la simpleza de los personajes les permitían moverse de formas más complejas, y la música era despreocupada y retro. Era un proyecto extraño pero atractivo, y muchos decidieron trabajar en él. Entre ellos un ilustrador indie llamado Ghostshrimp, al que le debemos en gran parte los característicos fondos de la serie, complejos pero caricaturescos.

A pesar de ello, incluso durante la emisión de la serie, la cadena tuvo algunas reticencias y dudas sobre su continuidad. Un episodio en particular que fue cancelado («Hermanos En El Insomnio«) hizo que la sala de producción se llenase de ejecutivos de la cadena y el personal de producción se inundara con preguntas y dudas sobre la naturaleza estilística de la serie. Esto se debía a que en algunos episodios de las primeras temporadas se rompían un poco las proporciones y hasta el estilo estético de los personajes. Para evitarlo se contrataron a tres animadores veteranos de CN como supervisores que además también habían solucionado anteriormente problemas similares en «Bob Esponja«.

Arte de Ghostshrimp para un fondo de «Hora De Aventuras».

Los problemas se solucionaron y “Hora De Aventuras” gozó de éxito y continuidad. El público estaba enamorado de esta serie, que aumentó por sí sola durante su primera temporada el 110% de la audiencia infantil y un 239% de la audiencia adolescente respecto al año anterior. Fue tal el prestigio que logró entre el público, la crítica y la propia industria animada, que tuvo artistas invitados como Masaaki Yuasa, James Baxter, o David O’Reilly. ¿Cuál fue el secreto de su éxito? ¿Qué hizo a “Hora De Aventuras” tan especial desde el principio como para dar origen a toda una escuela en el mundo de la animación estadounidense?

En primer lugar su amplio abanico demográfico. El mismo principio por el cual series como “Los Simpson”, películas como las de Pixar, y libros como “Harry Potter” han trascendido al imaginario popular y han encandilado a gente de todas las edades. «Hora De Aventuras» es una serie que encaja maravillosamente en esa zona gris entre el entretenimiento infantil y el adulto. «Es básicamente lo que pasaría si le pidieras a un grupo de niños de 12 años que realizaran un dibujo animado, solo que es la mejor versión posible de eso». Aunque algunos momentos subidos de tono en la serie han sido a veces criticados por parecer inadecuados para el público más joven, otros aspectos similares como la exploración ocasional de temas oscuros, tristes y complejos han sido aplaudidos (fue particularmente bien recibida la historia del pasado del Rey Hielo).

Las series de CalArts beben de numerosas y dispares influencias, y “Hora De Aventuras” no es una excepción: el humor crudo de “Flapjack”, la belleza de los films de Ghibli, y el sentido de fantasía y aventura de “Dragones & Mazmorras” hicieron posible el universo de la serie de una forma coherente. Y por increíble que parezca, a su vez ha creado escuela en el mundo del cómic: Muchos creadores de cómic independiente trabajaron en el arte de la serie, lo que ha provocado una retroalimentación de estudios animados buscando nuevos talentos indie para sus producciones, y autores de cómics creando epopeyas de fantasía con personajes coloridos y mundos inventados con animales parlantes (donde una vez dibujaban historias melancólicas y misantrópicas).

Hora De Aventuras” ha atraído por otros muchos factores, incluyendo el fenómeno fan que creó en torno a sus personajes y el mundo de Ooo, siendo considerado uno de los mayores fenómenos culturales televisivos de la década. Pero también por cuestiones temáticas, como su representación de los roles de género: Finn y Jake son parte de un elenco expansivo de personajes que no son estereotipos y que pueblan un programa que subvierte muchos paradigmas tradicionales relacionados con el género. La serie presenta aproximadamente el mismo número de personajes femeninos y masculinos en protagonista, antagonista y papeles menores, e incluye personajes sin género fijo, utilizando rasgos físicos o psicológicos en los personajes en función de su carácter y no de su género.

También cambió en parte el estilo de escritura de los personajes animados. Junto a “Gravity Falls”, trajeron no solo un nuevo tipo de arte sino también personajes más desarrollados y con los que poder identificarse más. Esto significó un rechazo de los personajes “Mary Sue” (personajes perfectos, planos y poco interesantes). Si bien Finn y Jake poseen poderes u objetos mágicos, son personajes suaves con los que el público normal puede sentirse mucho más identificado cuando hacen frente a desafíos físicos emocionantes y situaciones oscuras y peligrosas. Su aparente vulnerabilidad y mansedumbre, y su sentido del humor frente a un mundo hostil, los hace mucho más atractivos: si un tirillas como Finn puede hacer frente a un gigantesco vampiro de afilados colmillos en la Nocheósfera, cualquiera del público se sentirá capaz de todo eso y mucho más. Y por si eso fuera poco, los personajes cambian y evolucionan a través de los episodios de una manera poco común en series animadas cómicas anteriores, superando continuamente sus defectos y madurando a través de la experiencia de cada aventura.

Como toda serie de éxito que se precie, «Hora De Aventuras» no inventó la rueda desde cero sino que fue producto de influencias artísticas previas. Sin embargo, a estas alturas es difícil imaginar una parrilla televisiva sin esa estética y ese humor tan característico. Algo en lo que Finn, Jake y compañía sí que realmente marcaron tendencia. Le debemos mucho a esta serie que tantos buenos momentos nos ha dado, y tantos buenos momentos ha provocado con su influencia en la cultura popular y sobretodo en el mundo de la animación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *