CIENCIA Y ANIMACIÓN.

El año se acaba y Calaveres Animació desea que hayáis tenido un feliz año 2019, y que 2020 sea mejor todavía. Mientras esperamos el cambio de década, una década que promete darnos muchas sorpresas en el ámbito tecnológico y científico, qué mejor forma de celebrarlo que recordando algunos cortos y series animadas para televisión que han realizado la importante labor de enseñar ciencia al público joven, o de realizar guiños interesantes sobre conocimientos científicos para el público adulto.

Porque en contra de la creencia popular, la ciencia y el arte no son opuestos ni antagónicos entre sí. Desde el mítico apretón de manos entre Charles Chaplin y Albert Einstein, que se admiraban mutuamente, el cine se ha mostrado interesado por los avances científicos, y a su vez la divulgación científica ha encontrado en el cine una plataforma perfecta para hacer accesibles esos conocimientos a la sociedad. Por supuesto no estamos aquí para hablar de “Cosmos”, “La Vida En La Tierra” o “El Hombre Y La Tierra”. Si no de animación. Sabemos que cualquier ciencia entrama una gran complejidad incluso a la hora de abarcarla de la forma más sintética y básica posible, pero estas animaciones han demostrado nutrirse de estos conocimientos de una forma amena y divertida, y al mismo tiempo, que aprendamos no solo cómo funciona el mundo que nos rodea, si no también cómo conservarlo:

¡Hola Átomo! (1965)

Hoy en día a muchas personas les podrán resultar extraños o exóticos los “muñequitos rusos”, es decir, los dibujos animados producidos en la antigua URSS. Pero es innegable que en el plano de la animación lograron abarcar casi cualquier tema, e hicieron de todo. Desde cuentos infantiles y de fantasía hasta dramas, comedias e incluso fábulas existencialistas reconocidas mundialmente como las de Yuri Norshtéin. Por supuesto la ciencia también tuvo su hueco. En este corto de 1965, el cineasta y profesor bielorruso Lev Milchin se atrevió a enviar a un físico, un matemático y un ingeniero al mundo microscópico de la fuerza del átomo, la unidad más básica de la materia. Milchin es sobretodo conocido por la película “El Caballito Jorobado”, por lo que este tipo de contenido más maduro, y con una estética minimalista muy similar al de UPA, es sorprendente.

Érase Una Vez La Vida (1986)

No puede faltar la serie infantil sobre medicina por excelencia. Creada por el estudio francés Prodicis, en ella se explican de forma sencilla diferentes aspectos sobre anatomía, enfermedades, la sangre, la respiración, el oído, la reproducción, y muchos otros aspectos relacionados con el cuerpo humano y la salud. La clave de esta serie, como la  del resto de las de la franquicia “Érase Una Vez…”, reside en la máxima de su creador, Albert Barillé: “Hay que lograr que nuestros niños quieran conocer y para ello hay que estimular la curiosidad, para ello hay que tratarles como si fueran adultos, capaces de entender más cosas de lo que los mayores creen”. No faltan, por supuesto, los amplios conocimientos del sabio de barba blanca Maestro, o los glóbulos rojos transportando oxígeno con forma de burbujas en sus espaldas. A pesar de ser una serie de hace tiempo, nunca pasará de moda. Aquí tenéis el primer capítulo.

Futurama (1999)

No es una serie de divulgación científica, sino una comedia de ciencia-ficción. Pero la segunda serie más popular creada por Matt Groening, de una forma similar a “Big Bang Theory”, incluyó numerosos chistes y referencias ocultas a la física, las matemáticas y la informática. El número de Hardy-Ramanujan (1729, el número natural más pequeño que puede ser expresado como la suma de dos cubos positivos de dos formas diferentes) aparece varias veces en toda la serie, al igual que referencias al Gato de Schrödinger, la teoría de cuerdas, la relación de indeterminación de Heisenberg, el código binario, el código ASCII, etc. Otros datos sorprendentes incluyen la precisión de algunas cifras reales en la serie, como el cálculo de intereses de la cuenta bancaria de Fry después de 1000 años, o el hecho de que estuvo congelado exactamente 1000 años y hagan referencia a que el 31 de Diciembre del año 2999 será Martes.

Narigota (2001)

David el Gnomo no es el único personaje “divulgador” en la animación española. En 2001 la empresa barcelonesa Motion Pictures (una de las principales distribuidoras de animación europea) decidió crear su propio estudio de animación y producir sus propias series, empezando por Narigota. La serie estaba protagonizada por una gota de agua que con la ayuda de Vaporón (una enorme nube de vapor) y Frigote (un cubito de hielo) evitaba en cada episodio que unos malvados gérmenes destruyeran el planeta, ayudando a que el agua completase su ciclo natural. Además de conocimientos básicos sobre la hidrología y la meteorología, incluyendo el agua salada del mar, el hidrógeno, los tipos de viento, los casquetes polares o los peligros de la lluvia ácida, la serie fue en su momento ampliamente alabada y premiada en varios países por su contenido didáctico acerca del cuidado del medio ambiente, el ahorro del agua y otros importantes valores ecológicos.

Jimmy Neutron (2002)

Los que fueron niños en la década de los 2000 probablemente recordarán a este personaje de Nickelodeon. Su serie no duró tanto como “Bob Esponja”, “Rugrats” o “Los Padrinos Mágicos”, pero fue igualmente muy exitosa, al igual que la película homónima estrenada un año antes. James Isaac Neutron es un niño superdotado que inventa toda clase de aparatos, ingeniosos pero que en cada episodio provocan accidentes. Al igual que “Futurama”, no es una serie de divulgación científica, pero incluye algunos guiños graciosos a la cultura general del mundo de la ciencia: el nombre completo de Jimmy proviene de James Chadwick (el descubridor del neutrón) e Isaac Newton, y su mascota (que él mismo inventó) es un perro robot llamado Goddard (en honor a Robert H. Goddard, pionero de los cohetes modernos de combustible líquido y la carrera espacial).

Jacques Cousteau’s Ocean Tales (2003)

Jacques-Yves Cousteau fue probablemente el oceanógrafo más famoso del mundo. Además de ser el co-inventor del buceo autónomo sin cables, sus conocimientos sobre exploración del mar fueron ampliamente difundidos en las numerosas películas submarinas que él mismo rodaba. Convirtió de hecho la divulgación científica y los documentales de naturaleza en uno de los pilares clave de la televisión moderna. Aunque falleció en 1997, cinco años después esta co-producción entre Dargaud Marina, Vivatoon y France 3 decidió “resucitar” a Cousteau en una serie animada en la que, a bordo de su famoso barco Calypso, continuaba explorando los océanos de todo el mundo buscando nuevas especies animales y concienciando a los más jóvenes sobre la importancia de la conservación marina.

Las Aventuras De Ruka Y Los Tesoros Bajo Tierra (2014)

Esta producción chilena es una de las sorpresas más recientes en el mundo de la animación infantil educativa. Ruka, un niño de seis años, quiere ser el mejor paleontólogo del mundo, y gracias a una lupa geológica que le regaló su abuelo Cilofonte, logra viajar al pasado y a diferentes lugares de Chile para explorar los últimos hallazgos paleontológicos de su país. En sus viajes conocerá a especies tan variopintas del pasado como el Chilesaurus, el Chilecebus, el Pelagornis Chilensis, el Notiomastodón, el Milodón o los ictiosáuridos. En una línea muy similar existe también otra serie llamada “Las Aventuras De Ruka Y Los Tesoros Del Mar”, sobre los secretos que se esconden en el fondo del mar, en concreto no gracias a una lupa sino a una caracola mágica. Si queréis ver el primer capítulo completo, click aquí.

Vikki Academy (2014)

Es sin duda una de las mejores propuestas de la animación de Internet hoy día. Es simple: Vikki Academy considera que, si eres científico y crees que tu investigación vale la pena difundirla de forma vistosa para que todo el mundo la conozca, envíala a su web y ellos decidirán si es tan relevante como piensas. Si le dan luz verde, ¡ellos lo convertirán en un episodio nuevo de su serie animada sobre divulgación! Ya han creado vídeos sobre la física cuántica aplicada a la informática, sobre el uso de nanobots para curar el cáncer, sobre la visión nocturna de las lechuzas, o sobre los estragos de la comida basura en el organismo. Echadle un vistazo porque vale realmente la pena.

Super Science Friends (2015)

Probablemente la combinación perfecta de ciencia y humor. La serie animada “Super Science Friends”, creada por Brett Jubin ville, fue financiada por crownfunding y tiene una de las premisas más atractivas vistas en mucho tiempo: Marie Curie, Nikola Tesla, Charles Darwin, Tapputi, Sigmund Freud y un clon de Albert Einstein de 14 años forman un super-equipo de superhéroes científicos capitaneados por Winston Churchill. Con super-poderes divertidos y a la medida de cada uno, por supuesto. En cada episodio tienen lugar situaciones alocadas relacionadas con toda clase de temas: viajes en el tiempo, la Guerra Fría, la carrera espacial,  robots nazis, la legendaria rivalidad entre Tesla y Edison, la ley de la gravedad de Isaac Newton… Si te gusta el humor absurdo pero inteligente, y eres un friki de alguna de estas celebridades de la ciencia, esta es definitivamente tu serie. Aquí tenéis el primer episodio en español.

Los Mundos De Alfred (2018)

Cuántas cosas vivió este jovencito en tan poco tiempo… Cuántos tortazos, sustos, caídas, mutaciones, y viajes arriesgados tuvo que hacer Alfred en los 17 episodios de su serie para contentar a sus fans de YouTube. Y todo por esa narradora que le torturaba sin parar, usándolo cual conejillo de indias para sus explicaciones sobre toda clase de temas: ¿Qué pasaría si la Luna desapareciera? ¿Qué sucede cuando entras en un área con altos niveles de radioactividad? ¿Y si las abejas se extinguieran? ¿Qué sucedería dentro de nuestro cuerpo si dejásemos de comer? ¿De dónde viene el mito de que solo usamos el 10% de nuestro cerebro, o el de que la Tierra es plana? Las situaciones que vive Alfred frente a esta y otras cuestiones de ciencia básica que muchos jóvenes se preguntan son realmente divertidas para todos… menos para el propio Alfred, por supuesto.

Cells At Work! (2018)

No podemos acabar una lista de animación sin poner algún anime japonés. Recientemente se estrenó una serie producida por el estudio David Production (los de la franquicia Jojo’s Bizarre Adventure) que adapta a los códigos narrativos del anime actual una premisa muy similar a “Érase Una Vez La Vida”, en esta ocasión centrándose en la inmunología: La serie se centra principalmente en dos células antropomórficas; un glóbulo rojo ovato, AE3803, que suele perderse en los repartos, y un implacable glóbulo blanco, U-1146, que lucha contra los gérmenes que invaden el cuerpo. Entre neutrófitos, macrófagos, plaquetas, células T, mastocitos y otras tantas células del cuerpo, esta serie narra en clave de comedia lo que sucede… precisamente dentro de cada uno de nosotros. No es solamente una serie para entretener, sino sobre todo para aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *